AMIGA/O DE SUS AMIGOS

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

AmigasSusAmigos

Desde hace unos años asistimos perplejos a toda una proliferación de definiciones conceptuales cuya virtud principal consiste en vulgarizar un concepto hasta inocular un alto nivel de sandez y simplismo, por la vía rápida. Todos estamos expuestos a esta suerte de virus que nos insta a describir nuestra actitud vital empleando la frase “amiga/o de sus amigos” como estandarte o enseña del comportamiento que tenemos a gala exhibir socialmente. Si nos ponemos serios y le damos vueltas al tema con el debido rigor, podemos empezar por desentrañar las claves internas de tan vacua declaración de intenciones.

En primer lugar, cabe destacar que lo importante no es el titular “amiga/o de sus amigos” sino la calidad de la amistad en sí. Esta se ofrece a quienes consideramos dignos de ser llamados así por obsequiarnos con lealtad, discreción y comprensión, además de acudir a ayudarnos (incluso sin ser llamados) de modo espontáneo y diligente por muy difíciles o complejas que sean nuestras circunstancias.

En segundo lugar, los verdaderos amigos (necesariamente pocos y bien escogidos) son y deben ser parte de nuestra propia familia porque tenemos la suerte de encontrarles mientras transitamos por el camino de la vida. Las captemos o no, siempre recibimos señales inequívocas de que no debemos usar la palabra amigo con frivolidad, instándonos a dividir nuestro círculo más cercano en amigos y conocidos (entre estos últimos podemos contar con “conocidos íntimos”, término aplicable a personas que conocemos desde hace años y con quienes jamás hemos establecido estrechos vínculos de amistad).

amigos_as

Construir relaciones de amistad

Al definirnos amiga/o de nuestros amigos estamos fomentando la práctica de un simplismo insano y pueril. ¿Acaso no existen personas que difícilmente evitarían la tentación de definirse también como enemigas/os de sus enemigos, confesos o imaginarios? ¿Alguien está firmemente convencido de que el amigo/a de un amigo se convierte automáticamente en amigo/a nuestro por decreto? Nada más lejos de la pura realidad. Sabemos bien que, en términos efectivos, tanto la amistad como la enemistad no están ligadas a determinismos ajenos a nuestras acciones. Son nuestros hechos y comportamiento -unidos a las percepciones propias y ajenas- los que inclinarán el fiel de la balanza hacia la amistad, la enemistad expresa e incluso la frialdad manifiesta exenta de animosidad.

Como conclusión, nos parece oportuno manifestar que la frase “amiga/o de sus amigos” no es sólo la expresión de una preocupante falta de recursos expresivos por parte de la persona que hace uso y abuso de ella, sino la constatación de que sus esquemas mentales y emocionales son, a primera vista, de una rigidez y una pobreza de planteamientos que nos muestra la clamorosa e insalvable distancia que media entre un proyecto inconcluso de persona y el de un ser humano bien construido, cuyos íntimos amigos/as no son otra cosa que verdaderos hermanos/as.

El equipo de : Construyendo Relaciones, un programa de radio de Ona de Sants Montjuïc en 94.6 FM, www.construyendorelaciones.com

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Publicado en General y etiquetado , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *