Creer es Poder, Las Relaciones Personales y el Pensamiento Cuántico

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Pensamiento_Cuantico_2La ciencia moderna ha demostrado de manera fehaciente la estrecha relación entre el pensamiento y la realidad. Tomemos como referencia notables experimentos efectuados en los laboratorios más adelantados del mundo y que corroboran que cuando creemos que podemos hacer algo, sin duda, podemos. Si nos prestáramos voluntarios para que nos realizaran una tomografía, el resultado confirmaría que se produce una actividad cerebral de diverso tipo (emocional, espiritual o sentimental) de acuerdo con los principios propugnados por la más moderna Neurología. Baste un ejemplo ilustrativo: cuando fijamos nuestra atención en un objeto determinado se registra la misma actividad cerebral que si estuviésemos pensando en él con los ojos cerrados. Para nuestra mente, tan real es lo que ve como lo que imagina o siente.

Por lo tanto, fabricamos nuestra realidad desde la forma en que procesamos nuestras experiencias, es decir, mediante nuestras emociones. Los péptidos que el hipotálamo libera se encargan de producir todo un crisol de emociones que nos invitan a hablar, con rigor, de la química de la felicidad, del sufrimiento o del deseo. Nuestras células son las que se acostumbran a acoger a cada una de nuestras emociones: alegría, tristeza, egoísmo, generosidad, etc. Cuando nos acostumbramos a ellas, estamos creando hábitos de pensamiento. ¿Por qué? Porque el cerebro está en permanente estado de regeneración, rehaciéndose día a día (incluso, en el ocaso de nuestras vidas cuando somos ancianos). Mientras estemos vivos, podremos aprender y desaprender otras formas de vivir las emociones. Por consiguiente, nuestra realidad es un producto de nuestras propias expectativas.

Pensamiento_Cuático_1El ser humano se ocupa de situarse en una permanente disyuntiva con sus elecciones y pensamientos (“Sí puedo”/ “No puedo”). A menudo, se encierra en placebos de realidad limitadores y negativos, o bien pone todo su empeño en el logro de aquellas cosas que sueña como proyección de sus sentimientos y deseos palpables y reales. La PNL (Programación Neurolingüística) que recurre al tiempo presente y a la reafirmación positiva del individuo como vehículo para la consecución de logros. Siguiendo este hilo argumental, la palabra sería un paso más adelante en la creación de nuestra propia realidad, de ahí que debamos ser precavidos porque aquello que decimos atrayendo una realidad concreta. Más vale tener cuidado con lo que deseamos porque se puede cumplir, para bien o para mal…

Finalmente, las personas debemos poner el acento en todo lo relativo a romper malos hábitos de pensamiento que nos conducen a obrar de manera equivocada y perjudicial. Cuando aprendemos a observar nuestras reacciones y a reflexionar sobre ellas, no actuamos de manera automática, como un acto reflejo estamos empleando una llave que nos abre puertas de percepciones novedosas y atinadas: la consciencia. Por lo tanto, en cualquiera de las facetas relacionales de nuestra existencia, construimos o suprimimos vínculos afectivos condicionados por hábitos que no siempre están bien fundamentados. A la hora de actuar en sociedad, tenemos siempre la gran oportunidad de condicionar positivamente nuestros actos a través de la palabra que precede a la acción, por lo que recomendamos seguir una regla de oro que Ibn Hazm cita en el capítulo VI de su obra “El Collar de la Paloma”: «No abras los labios si no estás seguro de que lo que vas a decir es más hermoso que el silencio.»

El equipo de: Construyendo Relaciones, un programa de radio que se emiten en  Ràdio Kanal Barcelona en 106.9 FM cada jueves de 23 a 24 hs., www.construyendorelaciones.com

Construyendo Relaciones Cabecera

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Publicado en General, Relaciones, Relaciones Humanas, Sociedad y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *