CUANDO LAS MIRADAS HABLAN

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

discapacidadCuando un corazón ha convocado jornadas de puertas abiertas para ser acariciado, aunque sea desde la distancia- una sola mirada de extrañeza o incomprensión puede provocar una clausura precipitada de las mismas. Nadie sabe lo que es haber nacido marcado y condicionado por una singularidad física o mental si no le ha tocado esa papeleta en el sorteo de la vida. En general, nuestros ojos son jueces implacables que dictan sentencia de amor o desamor, de afecto o desafecto y comunican la sentencia a los condenados a través de la mirada. Basta padecer una cojera eventual fruto de una lesión deportiva y blandir una muleta para ser observado de un modo hipócrita, condescendiente o paternalista evocando a otros un pensamiento fijo: ¡pobrecillo! Formamos parte de una sociedad que practica, con demasiada frecuencia, una lastimera santurronería, del mismo modo que una caridad mal entendida. Y lo hace sin pasar por la sucursal del respeto para ingresar una buena cantidad de comprensión.

discapacidad_finalEn general, no estamos ni bien informados ni bien educados para convivir con personas que padecen una discapacidad física o psíquica, y prueba de ello es la persistencia de estigmas, clavados en la conciencia colectiva, generación tras generación. Para empezar, deberíamos consultar con más frecuencia de lo habitual nuestro espejo interior para reconocernos “discapaces” emocionales o físicos y mucho más limitados de lo que somos capaces de reconocer o de alcanzar a imaginar. Somos, a partes iguales, tan capaces como “discapaces” en nuestras distintas facetas (física, emocional y mental). En todos los casos imaginables, dependemos de la generosidad que nos haya mostrado la vida en el reparto de nuestras capacidades y habilidades. Ergo, ¿por qué no mostrarnos más comprensivos con las limitaciones propias y ajenas, sea cual sea su naturaleza y origen?

IMG_1848En contra de todo prejuicio o dogmático resabio, una persona enferma de polio o parálisis cerebral no sólo puede ser una persona de éxito en diversas facetas de su vida personal y profesional, sino que tiene las mismas ganas de amar y de ser amado que cualquier ser humano (sea cual sea su condición física y mental) que albergue tan noble sentimiento, además de gozar del derecho a disfrutar de ellas como estime conveniente.

El ejercicio natural de respeto y afecto provoca sentimientos que trascienden todos los estigmas, muros y barreras. Cuando las miradas hablan así, pronuncian las palabras de inauguración de unas jornadas de puertas abiertas a las que sólo están convocados corazones exentos de prejuicios y tan preparados a dar con generosidad como a recibir con sabia humildad.

Fdo.: El equipo de Construyendo Relaciones – Programa de Radio www.construyendorelaciones.com

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Publicado en Amor, General y etiquetado , , , , .

2 Comentarios

  1. Muchas Gracias, no sabéis lo identificada que me siento.
    Cuando ves las reacciones de la gente ante tu discapacidad, duele
    Duele y mucho. Y te encierras y das portazo a una relación
    Gracias de nuevo y os seguire

    • Hola Montse,

      nos alegra mucho que te guste!, el tema se trato en el programa de radio de la semana pasada, que puedes escuchar en nuestra web,
      de construyendo relaciones.
      Un abrazo !! El equipo de Construyendo Relaciones – Programa de Radio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *