Éxito en las Habilidades Sociales

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

habilidad-social

Es bien sabido que el ser humano no sólo es portador de un conjunto de habilidades sociales innatas sino que también cuenta con una estimable capacidad para aprender y desarrollar otras nuevas. En consecuencia, no es difícil coincidir en que el modo en que gestionamos y construimos nuestras relaciones da muchas pistas sobre nuestra verdadera personalidad y el modo habitual que preferimos para desenvolvernos en la vida.

Si realizamos el ejercicio de confeccionar un listado de destrezas ideales para cultivar nuestras relaciones, al echarle un primer vistazo caeremos en la cuenta de que hay una serie de conceptos (autoconocimiento, asertividad, autoestima, etc.) que creemos conocer tan bien como, por ejemplo, la ruta que nos lleva a diario hasta nuestro lugar de trabajo. Sin embargo, solemos dedicar poco tiempo a comprobar hasta qué punto y cómo los ponemos en práctica.

La sociedad actual ha impuesto una serie de clichés que funcionan como una cortina de humo detrás de la cual se fomenta interesadamente una idea utilitarista del éxito social basada en la posesión de una cierta “habilidad” social enfocada a hacer dinero y, paralelamente, a atraer contactos influyentes. Se trata de un modelo relacional que no tiene en cuenta al prójimo por lo que vale sino por lo que posee, carece de la más mínima noción de asertividad y trata de minar la autoestima de quienes han logrado cumplir sus objetivos vitales sin la más mínima necesidad de abrazar la filosofía de un “todo vale” que justifica fines logrados por medios éticamente rechazables. Quienes siguen las reglas de tan censurable manual de conducta social no pueden ser calificados como “hábiles” por la falta de empatía y nulo sentido del respeto a los demás, y a sí mismos, que demuestran.

las-habilidades-sociales-1-638En consecuencia, quien se sitúa en las antípodas de la falsa habilidad social anteriormente descrita sí que es una persona socialmente hábil porque al construir sus relaciones incluye el respeto al otro como primera premisa. En segundo término, una de sus más loables hábitos es escuchar activamente. Prestar atención a su interlocutor es un acto de consideración que le traerá buenos dividendos, en términos de valoración a ojos de los demás, y además sentará las bases de una comunicación sin barreras, honesta y fluida que constituye la base de la confianza ajena. Ganarse la confianza del otro con una prudente demostración de asertividad es una acción prioritaria en el quehacer diario de todo buen constructor de relaciones.

Nuestros hechos son un certificado de aptitud relacional que depende única y exclusivamente de nuestra actitud. Mostrarnos tal como somos es un rasgo de honestidad, pero hacerlo a través de la asertividad es un gesto de profunda inteligencia emocional. En la vida, siempre debemos buscar un momento oportuno para reflexionar y asumir que tratar a los demás como ellos desean ser tratados es la clave para conseguir un éxito rotundo en la construcción de relaciones. Las personas no nos merecemos ser tratados como cifras o números y agradecemos profundamente cualquier gesto que indique que somos escuchados, comprendidos, que nos prestan sincera atención y que las miradas de nuestros interlocutores denotan empatía en lugar de examen severo. Si además, aprendemos a rebajar expectativas, redefinir objetivos y a no confundir valor con precio, habremos dado un paso decisivo para disfrutar de la vida como seres inteligentes emocionalmente y hábiles socialmente.

El equipo de Construyendo Relaciones, un programa de radio de Ona de Sants-Montjuïc en 94.6 FM www.construyendorelaciones.com

Puedes escuchar nuestra emisión de radio en referencia al tema en el siguiente enlace :  22ª Emisión Habilidades Sociales y de Relación con Jesús Gabriel Gutiérrez  el 24/02/16

o en nuestra web: Post – Artículo Las Habilidades Sociales y de Relación 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Publicado en General, Habilidades Sociales, Relaciones Humanas.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *