Hablando de Obesidad con Mónica Fernández Pérez

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Mónica_Fernández_VidayAlimentacion

Mónica Fernández Psicóloga

En este programa, como invitada especial

Mónica Fernández Pérez, Psicóloga

Web: Vida & Alimentación   y Alimentación Consciente 

Enlace al programa: 41 ª Emisión con Mónica Fernández

Mónica Fernández dice …

La obesidad es una enfermedad asociada a hábitos de vida insanos y se ha descrito como un factor de riesgo para otras enfermedades, constituye un problema con consecuencias realmente negativas para la salud y la calidad de vida de las personas que la padecen ¿Cómo ayudarlas a que aprendan a cuidarse y no a engordar?

Antes de seguir, debes preguntarte ¿soy un buen ejemplo? Si no eres un buen ejemplo de hábitos saludables, es probable que tu ayuda sea poco fructífera, parte de la humildad y respeto mutuo.

La escucha activa, la empatía y la asertividad serán también en esta ocasión las herramientas comunicativas útiles para acompañar a la persona que padece obesidad: forja un espacio de confianza y seguridad desde el cual puede evocar las razones, deseos, necesidades y capacidades propias para cambiar los malos hábitos y pensar en un plan para llevarlo a cabo. Estas motivaciones afloran en conversaciones empáticas, cuándo un ser querido escucha atentamente, sin juzgar, sin sermonear, confiando en todo momento en la capacidad innata de la persona para salir adelante y superarse. Aceptando y respectado en último lugar la decisión tomada por la persona.

Ten en cuenta que si estás charlando con un/a menor sobre su alimentación o peso, debes respectar también a su edad sus opiniones, no le transmitas tus preocupaciones, tiene toda una vida para aprender de sus errores, confía, se paciente y ayúdale a que se haga una idea de sí mismo más completa y realista (trabaja la autoestima). En cuanto a la comida, ofrecerle alimentos sanos y comparte con toda la familia los mismos alimentos saludables, no lo castigues ni premies por o con la comida, y céntrate en ser un buen ejemplo. Si recibe insultos por su peso, y está triste o llora, escúchalo, compréndelo, recuérdale que no le representa (él es mucho más que un simple peso) y ayúdale a que se cuestione qué importancia quiere dar a este tipo de comentarios. De lo contrario, posiblemente encuentre en la comida una manera ineficaz de gestionar su malestar e impotencia. Darle herramientas para que aprenda ahora, le ahorrarás mucho sufrimiento en un futuro.

¿Qué herramientas útiles existen? Se han identificado 3 mecanismos funcionales internos para regular el malestar de grado superior al recurso (y abuso) de la comida: 1) Relajación muscular; 2) Percibir, identificar, poner en palabras y expresar las emociones que afloran; y 3) Actualizar el patrón de pensamientos (ideas falsas, pensamientos “amargavida” o limitantes).

Y lógicamente, incorporar la actividad física, la vida social, el descanso y la alimentación saludable al día a día es una decisión sabia para convivir condiciones menos exigentes o estresantes.

Si quieres cambiar un comportamiento impulsivo práctica hacer un STOP, tomar un respiro y observar las sensaciones, emociones y pensamientos unos segundos. Te ayudará a salir del piloto automático, romper con el círculo vicioso, desapegarte y poder cuestionarte qué quieres realmente hacer. ¿Realmente quieres comerte ese croissant que acabas de ver?

Cuando quieras crear un hábito, recuerda conectar siempre con el deseo, con el placer que obtienes por conseguir aquello que tanto deseas, evoca este deseo (me siento fuerte, sano, ligero, guapo) y no los pensamientos negativos (estoy cansado, es muy duro, hoy no puedo…). Los hábitos no se crean con órdenes ni se hacen por obligación, ni con sufrimiento “tengo que ir al gimnasio, ¡qué horror!”. La persona tiene que sentir que es beneficioso para ella si quiere hacer de ello un hábito: “quiero ir al gimnasio y sentirme bien conmigo mismo, ¡qué bien me siento después de correr!”

Por último, cabe insistir en que detrás de la sobrealimentación (especialmente de alimentos ricos en azúcares refinados, grasas y sal) se encuentra en muchos casos un recurso muy primario para reducir el malestar emocional, ya que fugazmente la comida da placer, relaja, distrae de los pensamientos angustiosos y deprimentes. Este tipo de hambre emocional o psicológica, y no física (nutritiva), nunca se verá suficientemente saciada, por más que se coma, si no se aborda también a nivel psicológico.

Las personas que quieran aprender a: no sentirse dominadas por sus impulsos y emociones espontáneas, con grave impacto en su peso y salud; a conectar con sus señales de hambre y saciedad y a autoregularse; y a que los criterios que rijan sus acciones sean sus decisiones, valores, proyectos o metas, pueden estar interesadas en algunos de los talleres de www.vidayalimentacion.es o http://alimentacion-consciente.com/

Construyendo Relaciones es un programa de radio que trata sobre relaciones humanas y el desarrollo personal, se emite los jueves de 23 a 24 H en el 106.9 FM en Radio Kanal Barcelona, www.construyendorelaciones.com

Construyendo Relaciones Cabecera

 

 

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Publicado en Colaboraciones, General, programas, Relaciones Humanas, Terapias y etiquetado , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *