IMAGEN PERSONAL, LA PRIMERA IMPRESIÓN

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Foto la primera impresión

LA IMAGEN PERSONAL

Nuestra imagen es la primera y definitiva percepción que ofrecemos al exterior. Su poder e influencia superan, inicialmente, a cualquier otra. Siempre se nos queda grabada esta primera imagen (que apenas cambiará con el paso del tiempo). El vestuario, el peinado o la higiene personal forman parte de un grupo de elementos clave que, junto a la personalidad, conforman nuestra carta de presentación, tanto en sociedad como en la intimidad. Sabemos que ser alto o esbelto forman parte de lo que comúnmente se califica como buena presencia.

 

Sin embargo, existe otro tipo de belleza que no guarda relación alguna con el aspecto físico de la persona y que, sin duda, condiciona la imagen que los demás tienen de nosotros. Los buenos modales, la amabilidad y la inteligente prudencia siempre nos colocarán en una situación ventajosa a la hora de ser valorados o juzgados por la imagen personal y profesional que proyectamos en los demás.

La búsqueda virtuosa del término medio ha de invitarnos a hacer una oportuna reflexión: debemos favorecer una combinación armoniosa y equilibrada del exterior y del interior. Podemos mostrarnos elocuentes y amables (de un modo natural y espontáneo), pero si vamos mal vestidos no servirá de nada. Del mismo modo que ir impecablemente vestido y, al mismo tiempo, exhibir unos modales toscos y vulgares conforman un coctel indigesto para quien nos observa y “escanea” de pies a cabeza (el 99% de los mortales lo hace sistemáticamente, nos guste o no).

En todos los órdenes de la vida es conveniente y muy útil seguir esta regla de oro: la importancia de la primera impresión es crucial porque nos ofrece una ocasión que no debemos desaprovechar. No suelen presentarse segundas oportunidades que reparen una mala opinión inicial.

¿Es imposible cambiar una primera impresión nada positiva? No, pero cuesta mucho. Cuando afrontamos esta situación, la realidad es que una colección de paradigmas se han instalado y echado raíces en la mente de quien nos mira con ojos exigentes. Si caemos en la cuenta y hacemos un buen repaso, seguro que recordamos situaciones en las que hemos presenciado cómo se ha hecho un juicio de valor de alguien por su modo de vestir.

Querámoslo o no, una vestimenta inapropiada invita a hacer afirmaciones tajantes e incompletas que no se corresponden con la realidad, por haber creado en los demás percepciones muy difíciles de cambiar. Ergo, cuidemos nuestra imagen hasta el más mínimo detalle, armonizando la personalidad con el aspecto físico, la manera de hablar y hasta de movernos.

Cuanto más pulcros y cuidadosos seamos, más factores jugarán a nuestro favor para así contribuir, en clave de excelencia, a construir unas relaciones fluidas, sólidas y duraderas a todos los niveles y en las que nuestra imagen haga justicia a nuestra personalidad y sus valores.

El equipo de Construyendo Relaciones, un programa de radio de Ona de Sants-Montjuïc (94.6 FM, www.onadesants.cat) www.construyendorelaciones.com

Puedes escuchar nuestra emisión de radio en referencia al tema en el siguiente enlace : 16ª Emisión La Imagen Personal en las Relaciones con Laura Costa Vila el  13/1/16

O en nuestra web: Post – Artículo La Imagen Personal 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Publicado en Amor, General, Relaciones Humanas y etiquetado , , , .

Un comentario

  1. Como decía Oscar Wilde «No hay una segunda oportunidad para crear una primera impresión». Como comentas @Rudolf Helmbrecht, cuesta mucho ir desconfirmando esa primera impresión y coincido, que no solo es vestimenta, comunicación, fragancia… sino también son valores, modales, creencias, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *