La Sociedad Actual y las Relaciones con la Masonería con Patricia Planas y Carles Font

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Masonería_SigloXVIII

Masonería Siglo XVIII

Es curioso cómo el imaginario popular se mueve entre la curiosidad y la ignorancia cuando toca hablar de la Masonería y sus miembros. Las leyendas urbanas han ayudado a crear un halo de misterio al que hay que sumar también muchas décadas de maledicencias y calumnias a cargo de sus más acérrimos detractores. Conviene precisar que, en el caso que nos ocupa, suele predominar un desconocimiento general hacia una Institución que surgió en Europa entre finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII.

El pasado jueves día 12 de mayo de 2016, se trató este tema en nuestro programa de radio y para ello contamos con la participación de Patricia Planas (Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España) y Carles Font (Gran Maestro Provincial de la Gran Logia de Catalunya, adscrita a la Gran Logia de España). El diálogo con nuestros invitados dejó patente que se trata de una institución discreta, pero no secreta: está dada de alta en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior de España desde 1979 y paga los tributos correspondientes a las Administraciones Públicas para poder realizar sus actividades no lucrativas de carácter filantrópico. Sin duda, este fue un dato clave para transmitir a la audiencia.

Masonería_Escuadra_compás_A lo largo de la emisión, nuestros invitados explicaron que la Masonería es una institución de ámbito internacional, racional, humanista y que alberga en su seno un sentimiento de fraternidad. Cada masona o masón se marca como objetivo personal la búsqueda de la verdad, el estudio de la conducta humana desde un enfoque filosófico que presta especial atención a las ciencias y las artes con el objetivo de estimular y fomentar el del crecimiento en valores (éticos y morales) de la humanidad a través de las aportaciones de sus integrantes. La Masonería está enfocada hacia la evolución personal de sus miembros e, históricamente, hacia el progreso de las sociedades humanas en términos de bienestar espiritual y material, impulsando el conocimiento en su más amplia vertiente, así como la justicia social. Sirva de ejemplo otro dato fehaciente: cada Carta de Derechos y Libertades ciudadanas que ha visto surgir la historia, cada Constitución democrática en vigor e incluso la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 o la Carta de Derechos del Animal de 1977 llevan impreso el sello de la filosofía y el modo de actuar en sociedad que propugna la Masonería.

Escuadra_y_Compas_CR

Símbolo Masónico

Tal y como Patricia Planas y Carles Font nos explicaron, los masones ejemplifican sus enseñanzas con símbolos y alegorías tradicionales procedentes del gremio la albañilería y que tienen su origen en la manera de trabajar de los constructores de las catedrales medievales. Para los masones, el ser humano siempre está en permanente proceso de construcción y perenne perfeccionamiento. Quien pide voluntariamente ingresar ha de saber que debe compartir estos principios fundacionales, amén de cumplir dos requisitos a modo de conditio sine qua non para su admisión: ser persona libre y de buenas costumbres (sin yugos ni vínculos que impidan su libre desarrollo y de recto proceder en todas las facetas de la vida).

Por último, nos parece oportuno señalar que la Masonería vive un momento dulce de apertura y colaboración con la sociedad, que no ha escapado a la vista de quien rige los destinos del Vaticano como Jefe de Estado y cabeza visible de la Iglesia Católica. Hace unos meses, el propio Papa Francisco, a través del Presidente del Colegio Pontificio para la Cultura, dio un paso decisivo para el establecimiento de un diálogo abierto y estable entre la Iglesia Católica y la Masonería. El Presidente del citado Colegio, el Cardenal Gianfranco Ravasi, en un extenso artículo publicado en el diario italiano Il Sole 24 Ore titulado “Queridos Hermanos Masones”, llama al diálogo entre la Masonería y la Iglesia Católica basado en los «valores comunes» de ambas instituciones como el sentido de comunidad, la beneficencia, la lucha contra el materialismo o la defensa de la dignidad humana. El cardenal explica la Masonería en su doble dimensión, humanista y espiritual. Por un lado, una visión del ser humano «basada en la libertad de conciencia y el intelecto y en la igualdad de derechos» y, por otro, «un deísmo, que reconoce la existencia de Dios, pero deja abierta la definición de su identidad».

Enlace al artículo de Il Sole : «Cari Fratelli Masonni»

En resumen, el actual inquilino del Vaticano está contribuyendo no sólo a normalizar definitivamente y a construir unas sólidas relaciones entre dos Instituciones históricas que comparten muchos puntos que bien podrían trabajarse conjuntamente en un futuro cercano, sino a marcar una línea de respetuoso acercamiento a la Masonería que es un ejemplo de referencia obligada para toda persona católica practicante que se precie de serlo.

Desde estas líneas aprovechamos la oportunidad para felicitar tanto al Vaticano como a la Masonería por el gran paso dado y quedamos a la espera ver hechas realidad unas cuantas actuaciones conjuntas que empiezan por construir una relación que es tan positiva y beneficiosa para ambas instituciones como para la humanidad en su conjunto.

Enlace a la grabación del programa:

El equipo de: Construyendo Relaciones, un programa de radio que se emite por  Ràdio Kanal Barcelona en 106.9 FM, cada jueves de 23 a 24 h. síguenos en:  www.construyendorelaciones.com

Construyendo Relaciones Cabecera

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Publicado en General, programas, Relaciones y etiquetado , , , , , , , .

Un comentario

  1. En todo de acuerdo, salvo el acercamiento a algo tan retrogrado como la iglesia católica q dudo comparta algún valor con la Masoneria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *