Mírate en el Espejo

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Cuando nos levantamos por la mañana, vamos al baño y lo que vemos en el espejo es algo despeinado, con legañas, medio ojo cerrado…etc. y con esa “motivación” nos vamos a la ducha pensando que se tiene que dar la vuelta a dicha imagen.

sonri

Una vez arreglados, maquillados y oliendo de maravilla salimos de casa; en el ascensor (quien lo tenga) te acabas de mirar y sales convencido de que esa es tu mejor cara y mejor imagen. A partir de ahí, en todo lo que queda de día, no nos volvemos casi a mirar a ningún espejo, y si lo hacemos, enseguida nos quitamos y no queremos ver lo que hay; igualmente, si aparece una cámara… intentamos salir del objetivo e incluso llegamos a ponernos las manos en la cara diciendo…” no me hagas fotos que no me gusta”, y ya ni te cuento cuando aparece una cámara. Allí salimos corriendo porque si además, tenemos que escuchar nuestra voz…. Eso ya es terrible.

Pasado el día, llegamos a casa y cuando entramos en el ascensor, inconscientemente, nos volvemos a poner bien el pelo, nos erguimos, quitamos esa cara de cansancio y ponemos, otra vez, nuestra mejor cara.

En conclusión, lo que vemos nosotros delante del espejo, sólo nosotros lo vemos, nadie más en la faz de la tierra. Si fuéramos capaces, cuando ponemos la llave en la puerta del edificio, de fijarnos en nuestra cara y dejarla, tal y como está, hasta llegar al ascensor, seríamos capaces de ver lo que los otros ven. Si nos viéramos en videos o escucháramos nuestra voz en cualquier grabación, también seríamos capaces de ver lo que otros ven.

image

Al mismo tiempo, si preguntáramos y escucháramos con atención lo que nos dicen los otros sobre nosotros y nuestra personalidad, seríamos capaces de entender lo que otros ven. Haciendo ese pequeño ejercicio, seríamos capaces de entender lo que dicen de nosotros y, por tanto, seríamos capaces de poder cambiar o mejorar.

Cuando somos capaces de vernos en el espejo a nuestra manera y a la manera de los otros, somos capaces de ver si es parecido, si nos gusta y si debemos cambiar algo o no. Por el contrario, si sólo queremos quedarnos con la idea de que somos lo que vemos en el espejo, estaremos viviendo una realidad distinta y todo lo que nos digan será “opiniones de gente que no nos conoce tanto como nosotros”.

De la misma forma, si somos capaces de darnos cuenta de nuestras reacciones, de nuestros excesos, nuestra filias y fobias, seremos capaces de mejorar o cambiar. Dicen los expertos que el 90% de nuestro día a día, de nuestra vida, la pasamos de forma inconsciente: conducimos, respiramos, comemos, hablamos, utilizamos el mando de la tele… todo de forma inconsciente. Lo mismo con nuestras reacciones, amores, deseos, vicios,…. Casi todos los escogemos y los tratamos de forma inconsciente.

MIRARSE-AL-ESPEJO1 (1)Debemos parar y mirarnos desde arriba, ver por qué, cómo y a qué se debe que reaccionamos de esta manera. Intentar dejar las emociones de lado, dejar la subjetividad a parte y ver nuestra manera de vivir de forma objetiva.

Debemos escuchar lo que dicen otros sobre nosotros de forma constructiva, rasa y pensando en la buena fe de las personas y que si dicen eso sobre nosotros es por algo y para ayudarnos.

Además, debemos pensar (y no sólo sentir) en todo aquello que queremos. Desde el tipo de pareja que queremos, hasta el estilo de vida que deseamos, pasando por el trabajo, la ciudad, los amigos…. Lo normal es que todo ello nos venga “impuesto” y lo aceptemos de forma inconsciente. Realmente, lo único que no podemos cambiar son nuestros padres, todo lo otro lo podemos cambiar si queremos. Pero para cambiarlo, tenemos que saber qué queremos.

Ese 90% de inconsciencia es la que no nos permite pensar y reflexionar sobre todos estos temas. Nos dejamos llevar porque lo importante es la política, “Gran hermano”, el futbol, la decoración, el IKEA, el colegio de los niños, el gimnasio… Todo ello nos deslumbra y no nos permite pensar en lo que realmente importa: ¿Qué quiero?

De esta manera seremos capaces, principalmente, de entendernos a nosotros mismos, de mirarnos al espejo de verdad, y ese es el primer paso hacia la Felicidad.

El equipo de Construyendo Relaciones, Programa de Radio  www.construyendorelaciones.com

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Publicado en General, Relaciones Humanas y etiquetado , , , , , .

Un comentario

  1. Muy interesante el artículo o post como ahora se dice.
    Aún y así, creo que todo depende de la madurez y autoestima de cada uno.
    No debemos depender de lo que los demás vean o piensen. Supongo que el post esta enfocado a personas que tienen una imagen muy pobre de si mismo.
    Felicidades y a seguir adelante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *