Y de regalo… ¡Un “selfie”!

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Selfie-Mona-Lisa

“Porque yo me lo merezco. Porque yo lo valgo”. Ese parece ser el mensaje que subyace en la obsesiva y narcisista obtención de instantáneas propias que se ha convertido en una moda febril. Cualquier lugar y circunstancia ofrece una excusa oportuna para retratarse y elevar una imagen común, anodina o frecuente a la categoría de “extraordinaria”o “divertida” cuando realmente se trata de una sencilla muestra de presunción y exhibicionismo.

Una persona bien construida suele tardar unos pocos segundos en preguntarse si la causa de tal comportamiento es una acentuada falta de autoestima que encuentra en las redes sociales un perfecto vehículo de viral difusión, satisfaciendo el hambre de celebridad y provocando un subidón de egolatría hasta alcanzar el máximo nivel. Cada vez viene siendo más habitual tropezarnos con gente muy acostumbrada a aprovechar la menor oportuniad para exhibir de su presencia en eventos de todo tipo y además sacarse un “selfie” junto a una celebridad. Esta moda parece tan imparable como una avalancha de nieve y personas tan célebres y bien plantadas como el Papa Francisco han protagonizado anécdotas en las que esta nueva modalidad de capturar fotográficamente un instante de la vida cobra una dimensión y una relevancia indiscutibles debido a su rapidísima circulación por las autopistas virtulales de afluencia masiva.

Lo que sin duda nos resulta inquietante es la sed de protagonismo que muchos corazones denotan cuando se retratan junto a un personaje famoso y rotulan la foto con frases como “mi amigo Lionel Messi”o “Compartiendo gratos momentos con mi amiga Madonna”. No contentos con las mencionadas “hazañas” con testimonio gráfico incluido, presumen de lo buenas personas que son y con total impudicia rematan las instantánea de marras con una frase que no tiene desperdicio: “Como cada domingo, comiendo con mis padres” o despliegan su cola de pavo real y posan con sus mejores galas en un lugar elitista, exclusivo y cerrado para el común de la ciudadanía sobre el que regalarnos un comentario anexo al ya inevitable “selfie”: “Inaugurando la nueva temporada en el mejor ambiente”.

Noticia-93625-selfie1Todo lo anterior podría ponderarse si la fiebre de notoriedad no alcanzase su paroxismo difundiendo “selfies” por doquier a cuenta de cualquier acto de la vida coditiano – a veces, rotulado y comentado en un mal inglés- que llevan a su terreno como si fuesen árbitros de la elegancia y aclamados invitados de cualquier evento en el que su presencia aporta “glamour” o “charm” adicional. Algo tan corriente y nada extraordinario como bajarse de un medio de transporte o caminar por una avenida pasan a ser una noticia de “especial relevancia” por quienes lo protagonizan, con tal de aumentar la cantidad de seguidores y de “me gusta” de que sus perfiles concitan en redes sociales.

¿Qué hay detrás de ese exhibicionismo narcisista del “selfie”? Sin duda, una indisimulable falta de autoestima, acompañada de una necesidad de sentirse tan valorados como acompañados por miedo a la soledad. ¿Qué hay delante de las narices de cada “ciberególatra”?Un mundo real dispuesto a abrazarles y a despertarles de su sueño infantil en el que las almas sensibles e inteligentes están dispuestos a compartir con ellos una bella foto de grupo (nada que ver con un “groupie” o “selfie” colectivo) como grato recuerdo de inolvidables momentos compartidos, a cambio de enmendarse y madurar. Eso, y no un “selfie”, sí que es un regalo.

El equipo de : Construyendo Relaciones, un programa de radio de Ona de Sants Montjuïc en 94.6 FM, www.construyendorelaciones.com

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin
Publicado en General, Relaciones Humanas y etiquetado , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *